Faq.

Respuestas a las preguntas más frecuentes divididas por temas.
Si no encuentras lo que buscas, nos puedes escribir aquí.

Producto.
¿Qué es el gres porcelánico?

El término gres porcelánico indica un producto cerámico, extremadamente compacto, con elevadas características técnicas (alta resistencia a la flexión, los arañazos, la abrasión y los agentes químicos y atmosféricos) y, sobre todo, con una porosidad prácticamente nula. Esta característica indica que, durante la fase de cocción (realizada a temperaturas superiores a 1250 °C), se han cerrado todos los poros del producto y, por lo tanto, se puede declarar completamente vitrificado o gresificado y, en consecuencia, resistente a las heladas.

¿Qué diferencia hay entre el gres porcelánico esmaltado y el gres porcelánico a toda masa?

El gres porcelánico a toda masa, llamado también gres técnico, muestra, en su superficie, los colores que atraviesan todo el cuerpo de la baldosa. Esta característica hace que, a lo largo de la vida del producto, los pequeños signos de desgaste en la superficie sean mínimos y no afecten de ninguna manera las características funcionales del producto en cuestión. Gracias a sus especiales características estéticas y a las prestaciones técnicas, este producto es adecuado para su uso tanto en aplicaciones residenciales como comerciales, también en caso de solicitaciones importantes. El gres porcelánico esmaltado es un producto que se enriquece ulteriormente mediante la aplicación de esmaltes y decoraciones en la superficie con el fin de obtener efectos estéticos más sofisticados. Por sus características estéticas, suele ser un material especialmente indicado para su uso tanto en ámbito residencial como comercial con solicitaciones medias.

¿Cuál es la diferencia entre baldosas rectificadas y no rectificadas?

Durante el proceso de cocción, la cerámica sufre cambios dimensionales que comportan una reducción de aproximadamente el 10 % con respecto a las dimensiones de prensado. Esto puede determinar que entre las piezas de un mismo formato nominal existan pequeñas diferencias, de décimas de milímetro, y que, por lo tanto, se obtengan producciones de diferente calibre. La rectificación es un proceso que se realiza en el borde de la baldosa; los bordes se escuadran mediante un proceso mecánico gracias al cual todas las baldosas tienen el mismo calibre y las dimensiones exactas deseadas y, por lo tanto, se pueden colocar con una junta estrecha (aconsejada de 2 mm); las baldosas no rectificadas conservan los bordes naturales tal como salen de la prensa y requieren una junta más ancha.

¿En qué se diferencian las baldosas de interior de las de exterior?

Todas las baldosas son resistentes a las manchas y a los agentes químicos.
Sin embargo, una baldosa de exterior debe tener unas características diferentes con respecto a una baldosa de interior, porque está en contacto directo con los agentes atmosféricos. Para la colocación en exteriores, la baldosa debe ser resistente a las heladas y con un alto coeficiente de antideslizamiento.

¿Qué es la bicocción?

El término bicocción se refiere al modo de producción de este tipo de producto, que prevé dos fases de cocción. En la primera fase, a partir de arcilla prensada se realiza el soporte que, en la jerga del sector, se llama “bizcocho”. Luego, el bizcocho se decora con esmaltes de colores y aplicaciones superficiales y, finalmente, se somete a una segunda cocción para obtener el producto acabado. Puede decirse que la bicocción da origen a la cerámica moderna, que todavía hoy se caracteriza por los colores prácticamente infinitos permite obtener.

¿Por qué la bicocción es adecuada solo para revestimientos?

La cerámica fabricada mediante el proceso de bicocción solo es adecuada para revestimientos porque es más frágil y delicada que la cerámica obtenida con otras tecnologías en las que se utilizan procesos más modernos y nuevas arcillas. La bicocción se sigue utilizando porque permite obtener una mayor riqueza y brillo de las superficies esmaltadas que otros métodos de producción. Además, al ser un producto ligero y muy fácil de trabajar por parte de los colocadores, sigue siendo ideal para revestir las paredes de baños, cocinas y locales comerciales, como bares y restaurantes.

¿Cómo puede ser la superficie de una baldosa?

La superficie de una baldosa se distingue también por sus características táctiles y visuales. Puede ser: lisa, estructurada de muchas formas o abujardada, reproduciendo todas las características del modelo utilizado como referencia para fabricar el producto. El acabado superficial del producto después de la cocción se llama natural. En el caso del gres porcelánico, la superficie se puede modificar con un proceso mecánico llamado lapeado mediante el cual se consigue que sea menos brillante, pero sin quitar material. Solo en el caso del gres porcelánico a toda masa se puede lijar el producto, y quitar hasta 1 mm de material de la superficie prensada, con el fin de que sea todavía más brillante y obtener un pulido de alto brillo.

¿Qué es el tono?

El tono es el color que tiene una determinada partida de baldosas. Como en la fabricación industrial es casi imposible producir piezas con tonalidades de color idénticas, antes de empaquetarlas se agrupan por colores homogéneos, es decir, por tonos. También cabe señalar que, a lo largo del tiempo, el tono entre las producciones puede variar ligeramente, ya que se usan materias primas que se someten a una cocción y transformación química a más de 1250 °C.

¿Qué es la destonalización?

Cada baldosa tiene su propia tonalidad. El grado de destonalización indica el nivel de uniformidad del tono de las baldosas de una partida y va del nivel V1 (alta uniformidad) al nivel V4 (alta desuniformidad). La destonalización de una partida identifica una característica estética de un producto que, normalmente, deriva del material original que se ha tomado como modelo de referencia (por ejemplo, los mármoles en la naturaleza están fuertemente destonalizados mientras que las arenas son muy uniformes).

¿Cómo puedo elegir la baldosa que mejor responde a mis necesidades?

Cada espacio tiene características diferentes: ¿es exterior o interior? ¿Es para uso comercial o residencial? ¿Es para revestir suelos o paredes? Contacta con uno de nuestros expertos o acude a uno de nuestros puntos de venta para obtener asesoramiento gratuito y encontrar la solución que mejor responde a tus necesidades. Consulta la página ‘Puntos de venta’ de nuestro sitio web para encontrar el distribuidor más cercano.

Espesores.
¿Cuáles son las características del espesor de 6,5 mm?

Delgado, ligero y resistente. Las piezas con un espesor de tan solo 6,5 mm presentan unas características inimaginables de solidez, resistencia y flexibilidad. El módulo de rotura a la flexión es superior a 45 N/mm².
Están disponibles en una amplia gama de formatos que van desde 30×60 cm, 60×60 cm y 60×120 cm hasta losas de grandes dimensiones de 120×120 cm, 120×240 cm y 120×260 cm.

¿Las piezas de 6,5 mm son fáciles de colocar?

Las piezas de este espesor son finas y ligeras y sus tiempos de colocación son inferiores a los de los productos tradicionales. Una característica peculiar de todos nuestros productos de 6,5 mm de espesor es que son muy manejables: el material se puede cortar, perfilar y perforar con facilidad, tanto manualmente por parte del instalador como con máquinas automáticas y herramientas para trabajar el gres porcelánico. En cualquier caso, para realizar las operaciones manuales, es aconsejable usar siempre guantes y también gafas de protección y máscaras antipolvo en caso de trabajos que impliquen el uso de herramientas mecánicas, como esmeriladoras, taladros o fresas.

Para colocar correctamente las piezas de 6,5 mm, es necesario que el operario compruebe las características del fondo preexistente, ya que este debe ser perfectamente plano. Para la colocación, se aconseja seguir la técnica de aplicación del adhesivo por doble encolado. La junta obligatoria debe ser de al menos 2 mm, según lo indicado por las diversas normas de colocación (en Italia, UNI 11493), ya que permite reducir significativamente la rigidez de la capa del material colocado.

¿Las piezas de 6,5 mm se limpian igual que las tradicionales?

Sí, las losas delgadas de 6,5 mm son fáciles de limpiar y no requieren un mantenimiento especial. Tienen las mismas características que las piezas de espesor tradicional: la superficie del producto es resistente a los ácidos, las manchas y los agentes atmosféricos. La compacidad y la inabsorbencia de la superficie hacen que la losa sea fácil de limpiar con detergentes comunes y que sea absolutamente higiénica y, por lo tanto, indicada para cualquier uso.

¿Cuáles son los usos previstos de la cerámica de espesor delgado?

Los usos previstos son múltiples: pavimentos y revestimientos, tanto en interiores como en exteriores, en ámbito residencial o comercial con tránsito ligero; también se puede sobreponer a pavimentos existentes. Las losas de grandes dimensiones, o sea, de 120×260 y 120×240 cm, también están especialmente indicadas para decorar paredes, así como para revestir puertas o armarios empotrados.

¿Cuándo y por qué elegir el espesor de exterior de 20 mm?

En los proyectos de cerámica, los formatos con un espesor de 20 mm aportan un estilo dinámico y contemporáneo a los espacios exteriores. Son fáciles de colocar sobre cualquier tipo de terreno y son muy resistentes a cualquier factor de desgaste. Las piezas de 20 mm son la solución ideal para realizar senderos, caminos y otras soluciones de diseño en jardines, patios y otros espacios exteriores.

¿Cuáles son las ventajas del espesor de 20 mm?

La Cooperativa Ceramica d’Imola ofrece una amplia gama de formatos y de acabados superficiales con un espesor de 20 mm lo que permite satisfacer cualquier tipo de exigencia funcional y estética. Para poder colocarse en el exterior, la baldosa cumple con los siguientes requisitos: es resistente a las heladas, a las sales y a los cambios bruscos de temperatura. Es antideslizante y resiste a las cargas (como automóviles y vehículos en general), al desgaste del tiempo y a los agentes atmosféricos. Es resistente al moho y al musgo.

¿Cómo se colocan las piezas de 20 mm?

Al ser una baldosa monolítica, cada pieza se puede colocar sobre una capa ya existente de césped, grava o arena. Las losas se pueden aproximar para obtener una superficie continua, pero se puede optar por dejar una junta uniforme entre ellas, más o menos ancha; de esta manera, en caso de que, por ejemplo, se coloquen sobre césped, este puede seguir creciendo y dar un aspecto más natural al pavimento. La colocación se realiza en seco: un sistema fácil y rápido que evita grietas y roturas. También se puede utilizar para crear un pavimento flotante, con lo cual se soluciona cualquier problema de planicidad. El sistema consta de paneles de soporte acoplados a la superficie de acabado, colocados sobre la estructura portante que permite elevar la superficie de tránsito y crear una cámara en la que se pueden pasar las instalaciones técnicas. Una colocación de este tipo ofrece varias ventajas, a saber: el pavimento se puede inspeccionar para comprobar si hay hojas o residuos que puedan obstruir el correcto escurrimiento del agua; evita que se acumule agua en la superficie, ya que las juntas entre las losas se mantienen abiertas y drenan el agua; la flexibilidad del sistema permite modificar las áreas cubiertas sin realizar trabajos de demolición. Es posible instalar el sistema sobre un pavimento existente, sin tener que quitarlo, con lo cual se facilita la renovación de las superficies externas y se evitan costes innecesarios.

Mantenimiento y limpieza.
¿Cómo se debe limpiar por primera vez el gres porcelánico?

El lavado después de la colocación es de fundamental importancia para facilitar todas las intervenciones de mantenimiento posteriores. Con esta intervención, se eliminan los residuos de colocación y la suciedad habitual de las obras, como estuco, mortero, cola, pintura, etc. Una vez transcurridos los tiempos de secado del mortero de hormigón, se debe limpiar con un detergente con ácido tamponado, siguiendo escrupulosamente las instrucciones de uso y las diluciones indicadas en el envase por el fabricante. Para esta operación, se deben utilizar ácidos tamponados, como Cement Remover de Faber, Deterdek de Fila u otros similares, ya que no desarrollan vapores nocivos y no atacan las juntas, según las siguientes instrucciones:
– Utilizar detergentes diluidos 1: 5 (1 litro de detergente en 5 l de agua, caliente si es posible). Barrer/aspirar bien el pavimento y distribuir uniformemente la solución ácida diluida utilizando una bayeta de microfibra normal o, en caso de grandes superficies, un monocepillo con un disco de Scotch-Brite™ del color adecuado a la superficie a tratar.
– Dejar actuar la solución según la intensidad de la suciedad y el tipo de producto.
– Realizar una acción mecánica con la bayeta de microfibra o con un cepillo de cerdas de nailon para superficies estructuradas; en caso de grandes superficies, con un monocepillo con un disco de Scotch-Brite™ del color adecuado a la superficie a tratar.
– Recoger los residuos con una bayeta o bien aspirar los líquidos.
– Aclarar esmeradamente con agua y repetir la operación varias veces hasta eliminar cualquier halo o residuo. Si hay zonas que no quedan perfectamente limpias, repetir el lavado con ácido con concentraciones más altas.

ADVERTENCIA: esta intervención puede ser agresiva con los materiales y componentes ubicados cerca del revestimiento, por ejemplo, umbrales y antepechos de mármol, cerramientos de metal, etc.; por lo tanto, se aconseja proteger adecuadamente estas partes antes de realizar la limpieza según se ha descrito anteriormente.

Si se ha utilizado un mortero epoxi para el estucado, hay que utilizar los limpiadores comercializados por los correspondientes fabricantes o bien utilizar el Epoxy cleaner de Faber, el CR10 de Fila u otro producto similar, siguiendo escrupulosamente las instrucciones del envase.

¿Cómo se deben limpiar por primera vez las decoraciones y los insertos especiales con aplicaciones matéricas (oro, plata, elementos brillantes, etc.)?

Los materiales utilizados para estas decoraciones tienen las características típicas de los metales preciosos. Es necesario prestar mucha atención durante la fase de colocación (evitar residuos de cola/mortero en la superficie del material) y, sobre todo, durante la fase de limpieza; evitar absolutamente el uso de productos abrasivos ya que pueden rayar y dañar la superficie. Para la limpieza, se aconseja utilizar solo paños suaves con agua caliente y alcohol y no utilizar nunca productos abrasivos. Por estos motivos, no se aceptarán reclamaciones y/o quejas una vez finalizada la colocación.

¿Cómo se debe limpiar habitualmente el gres porcelánico?

Para limpiar correctamente el gres porcelánico, se debe utilizar simplemente una bayeta de microfibra empapada en una solución diluida de un detergente neutro para baldosas, como Floor Cleaner de Faber, Cleaner de Fila u otro producto similar, siguiendo las instrucciones de uso y las diluciones indicadas en el envase por el fabricante. Evitar el uso de productos de encerar y/o impregnantes; para grandes superficies, es aconsejable utilizar una fregadora de suelos.

Todos los días es necesario:
– Quitar bien el polvo con una escoba adecuada o un aspirador.
– Lavar con los detergentes indicados anteriormente (o un detergente neutro de bajo residuo) en una dilución de 1:200 (una taza en un cubo de 5 litros de agua) con una bayeta húmeda que debe mojarse con frecuencia en la solución.

ATENCIÓN: si el pavimento, después de cualquier tipo de lavado, presenta marcas de haber pasado la bayeta, lavar bien con agua limpia, aclarar con frecuencia y escurrir bien la bayeta. No superar nunca la cantidad de detergente que se debe diluir en el agua, a menos que el pavimento esté muy sucio y se prevea un aclarado final.

Periódicamente, se aconseja realizar un lavado desengrasante con Tile Cleaner de Faber, PS/87 de Fila u otro producto similar diluido 1:20 en agua (caliente si es posible, ya que aumenta su eficacia) seguido de una esmerada fase de aclarado; en presencia de residuos de cal, se aconseja un lavado desincrustante con Cement Remover de Faber, Deterdek de Fila u otro producto similar diluido 1:20 en agua (caliente si es posible, ya que aumenta su eficacia) seguido de una esmerada fase de aclarado.

ATENCIÓN: si hay zonas que no quedan perfectamente limpias, repetir el lavado desengrasante y/o desincrustante con concentraciones más altas. El operario encargado de esta intervención de mantenimiento debe realizar siempre un control preliminar en una zona limitada de material.

¿Cómo eliminar manchas de diferente tipo en los materiales cerámicos?

El mantenimiento extraordinario se debe realizar únicamente en caso de manchas o halos de diferente naturaleza, que no se puedan eliminar con el mantenimiento ordinario común.
Su eliminación se obtiene mediante una reacción química entre la mancha y el detergente, por lo que, según la naturaleza de la suciedad, se puede intervenir utilizando la solución más adecuada según se ilustra en la siguiente tabla. TIPO DE SUCIEDAD INORGÁNICA
Eflorescencias calcáreas, yeso, marcas metálicas, herrumbre, grafito, etc.
SOLUCIÓN DE BASE ÁCIDA (*): como Cement Remover de Faber, Deterdek de Fila u otro producto similar.

TIPO DE SUCIEDAD ORGÁNICA
Refrescos de cola, café, vino, cerveza, helados, mayonesa, etc.
SOLUCIÓN DE BASE ALCALINA: como Tile Cleaner de Faber, PS/87 de Fila u otro producto similar.
Neumáticos, suelas de goma o de zapatos, etc.
SOLUCIÓN DE BASE ALCALINA: como Tile Cleaner de Faber, PS/87 de Fila u otro producto similar.

TIPO DE SUCIEDAD SINTÉTICA
Resinas, aceites minerales, ceras de velas, barnices, tintas, etc.
SOLUCIÓN DISOLVENTE: como un diluyente nitro, acetona, disolvente decapante FILASOLV u otro producto similar.

(*) Estas intervenciones deben realizarse con una esponja húmeda o una bayeta, según la extensión de la mancha, y el pavimento se debe aclarar y secar bien.

Sostenibilidad medioambiental.
¿La Cooperativa Ceramica d’Imola ha activado alguna iniciativa para ser ecológicamente responsable?

Sí, la Cooperativa Ceramica d’Imola siempre ha prestado mucha atención al respeto del medioambiente. Desde hace varios años, está trabajando desde una perspectiva ecológica para identificar e implantar soluciones técnicas y de ingeniería orientadas a la ecoeficiencia empresarial y a la sostenibilidad. Hoy, cualquier expansión de la actividad humana debe realizarse teniendo en cuenta la menor capacidad de regeneración del ecosistema: si el ecosistema tuviera la misma capacidad del pasado, no estaríamos aquí, preocupándonos por nuestras necesidades ni por las de las generaciones futuras. Por esta razón, hoy, cada vez más, la ecosostenibilidad es un valor a potenciar y compartir.

Por todo ello, la Cooperativa Ceramica d’Imola ha implantado una serie de iniciativas para que ella y todos sus empleados sean ecológicamente conscientes y presten mayor atención a sus actividades diarias, empezando por la recuperación diaria del 96 % de los residuos de las actividades industriales y de las oficinas, que se destinan a otros usos.

¿Los materiales de la Cooperativa Ceramica d’Imola contienen residuos posindustriales?

Sí, todos los residuos generados durante la fase de fabricación de nuestros productos se vuelven a introducir en el ciclo de producción. Se trata principalmente de restos de baldosas, tanto cocidas como sin cocer, que se procesan de nuevo y se añaden a las masas específicas para sustituir algunas materias primas naturales. Al mismo tiempo, el proceso de producción permite reducir el consumo de agua, energía y emisiones de CO2.

¿Cómo controla la Cooperativa Ceramica d’Imola el impacto ambiental de su producción?

Una división de la Cooperativa Ceramica d’Imola se dedica exclusivamente a la gestión medioambiental. En concreto, se encarga de evaluar y monitorizar constantemente todos los aspectos ambientales y el impacto que nuestras fábricas tienen en el territorio. Sus actividades principales van desde la evaluación del impacto acústico hasta el análisis de las emisiones en la atmósfera, pasando por los vertidos de agua y la gestión de los residuos.

¿Qué certificaciones tienen los productos de la Cooperativa Ceramica d’Imola?

La empresa ha obtenido importantes reconocimientos, como la certificación ISO 14001 de sistemas de gestión ambiental, la certificación EMAS, créditos para la certificación LEED, la certificación Ecolabel y la producción de productos cerámicos con marcado CE y CCC, así como la certificación del sistema de calidad ISO 9001.

¿Los materiales de la Cooperativa Ceramica d’Imola tienen la certificación LEED?

La Cooperativa Ceramica d’Imola es miembro del Green Building Council Italia que trabaja para la difusión de los criterios de la marca LEED.

¿Los materiales de la Cooperativa Ceramica d’Imola contribuyen a obtener puntos para la certificación LEED?

Las baldosas de la Cooperativa Ceramica d’Imola, en relación con las características y el proceso de producción con las que se fabrican, pueden contribuir a obtener créditos LEED (Leadership in Energy and Environmental Design).
El LEED es un sistema de certificación energético-ambiental de los edificios que prevé la atribución de una puntuación, asignada según la conformidad comprobada de algunos “créditos” preestablecidos.